PDI_logo.png
Buscar
  • Elkin Botero

Poder y Miedo...

Solo basta con ojear los titulares de los periódicos, cosa poca recomendable en estos tiempos, pues están llenos de malas noticias que solo nos cargan nuestra energía de preocupación y negativismo, para darnos cuenta del daño que causa el poder en algunas personas, especialmente en aquellos que al tenerlo no quieren dejarlo jamás. Venezuela, Siria, Argelia, Cuba, solo por citar algunos casos, donde sus mandatarios se han convertido en dictadores al mejor estilo de los "señores" de la edad media.


Pero este artículo no es sobre política internacional ni mucho menos, se trata de hablar un poco del efecto que el poder y la emoción más fuerte que causa en los otros, el miedo, genera en las personas que lo ostentan y en el clima de sus organizaciones.


Para muchas personas el liderazgo significa poder, y eso es parcialmente cierto, en algunos casos los cargos de responsabilidad traen consigo una dosis de poder, pero para mi es mucho más importante la autoridad, aquella que nos hemos ganado con la experiencia, con el conocimiento y con nuestra habilidad e inteligencia para enfrentar y resolver las situaciones que se presentan en nuestra carrera profesional.


Muchos lideres, equivocadamente, utilizan el poder para generar miedo y zozobra en los equipos de trabajo, la amenaza permanente, el tono de voz desafiante, la falta de modales y el olvido premeditado de las buenas costumbres, hacen que su poder se fortalezca en su cabeza, y el hastío y la desmotivación crezca en sus equipos de trabajo, lastimosamente pocas veces se dan cuenta de su error y corrigen el camino, la gran mayoría, creen, que no hay otra opción para dirigir un equipo.


El miedo es la emoción más primaria que tenemos los seres humanos y de hecho creo que es la primera emoción que tenemos al nacer, pues el cambio de la vida placentera, cálida y cómoda del vientre materno al exterior frío, seco y hostil, genera en nosotros una sensación de muerte que nos acompaña el resto de la vida, aunque nuestro sabio cerebro la oculta en el inconsciente, pues de lo contrario no seriamos capaces de vivir.


Nuestra vida se mueve siempre en dos extremos, por un lado el del placer que nos genera conseguir lo que queremos, pero que como todas las emociones es efímero, y cuando lo tenemos nos invade el miedo a perderlo y eso nos lleva a buscarlo de nuevo y así nos pasamos en un circulo vicioso entre el uno y el otro, alimentando de paso el ego que hemos construido desde niños y que creemos nos protege y nos orienta de la mejor manera, pero lo único que hace es crecer desde el miedo y de la búsqueda incesante del placer y de paso ocultar la esencia de nuestro ser.


Justo eso es lo que pasa con el poder, nos embriaga con el placer de tenerlo y hacer con el lo que se nos antoje, porque como decía alguien por ahí "El poder es para poder" y cuando lo tenemos nos invade el miedo a perderlo, a perder sus privilegios, su control sobre todo, sus mieles y ese miedo nos lleva a cometer cualquier cantidad de errores para conservarlo y no perderlo y en ello tiene todo que ver el ego, ese ser que habita en nosotros y que crea en nuestra mente una figura equivocada de la realidad.


Dejemos fluir nuestra esencia, el poder es para servir, proteger y alentar a nuestra gente a ser mejores cada día y eso lo podemos hacer con nuestro ejemplo e inspiración, entender cuando debemos dar un paso al costado, cuando debemos dejar brillar a nuestro equipo y aprender a rodearnos de personas mejores que nosotros, que nos impulsen a cambiar, crecer y explorar nuevas opciones cada día, hagamos que el poder sea para poder transformar vidas y hacer crecer a los que nos rodean.

1 vista