PDI_logo.png
Buscar
  • Elkin Botero

Hay un Tiempo...

El Tiempo, es una dimensión relativa, a unos les sobra a otros les falta, para muchos un Segundo es demasiado tiempo, para otros una Hora es demasiado corta, todo depende de la situación y del momento que estemos viviendo. Esa Relatividad, más que una teoría científica, es una cuestión de Actitud y Aptitud para administrarla…


Nos quejamos de no tenerlo y culpamos a muchos factores externos, cuando en realidad, es nuestra decisión. Muchas veces nos olvidamos de lo Importante, por vernos obligados a resolver lo Urgente y utilizamos o más bien malgastamos el tiempo en cosas que no son ni lo uno ni lo otro.


“Pasamos tan ocupados todo el tiempo manejando nuestro auto, que no tenemos tiempo para llenar el tanque de gasolina”. Un Gran Líder, debe ser un buen administrador del tiempo y dar Ejemplo a su Gente de ello, si no tenemos 15 Minutos de tiempo para decirles que hacen bien o que hacen mal, que nos gusta de lo que hacen o que nos disgusta, ¿cómo queremos y pretendemos exigirle que sean los mejores?


Las reuniones interminables, o las que nunca empiezan, las que no tienen agenda clara, o las reuniones permanentes, no permiten que podamos hacer un buen uso de nuestro tiempo y como líderes se nos olvida que los demás también tienen agenda, responsabilidades y otros asuntos que atender y luego exigimos resultados, cuando no hemos dado al equipo el tiempo necesario para ejecutar nuestras instrucciones, deseos y algunas veces caprichos.


Otro dolor de cabeza y que hace que el tiempo se desperdicie de manera abrumadora es el correo, casi nadie tiene normas de cortesía para usarlo, cada día recibimos decenas y a veces cientos de correos basura, copiamos a “Raimundo y Todo el Mundo” para estar seguros de que los demás vean que si estoy trabajando o para “Librar responsabilidades” sin pensar que con ello estoy malgastando el tiempo de los demás.


Los más osados exigen respuesta a primera hora de la mañana, del correo que enviaron a última hora de la tarde o noche, como si nuestro tiempo para descansar o compartir en familia no existiera, eso es una falta absoluta de respeto, si requerimos algo que requiere urgente atención o respuesta, levantemos el teléfono y hablemos con las personas, desafortunadamente el contacto humano se ha ido perdiendo y pasamos más tiempo frente al teclado del computador o la pantalla del teléfono móvil, generando interminables cadenas de correo, copiando a diestra y siniestra en asuntos que se podrían solucionar levantando el teléfono o caminando unos pocos pasos a la oficina de un compañero… pero debemos dejar constancia para protegernos, es triste, pero es verdad.


Organicemos nuestro día, definamos nuestras prioridades, no permitamos que las cosas importantes se vuelvan urgentes por no haberlas atendido a tiempo, hagamos una agenda diaria y esforcémonos por cumplirla, revisemos al final del día o de la semana, que hicimos y que dejamos de hacer para agendarlo de nuevo y no descuidemos ningún rol de nuestra vida (Padre, Esposo o Esposa, Líder, Empleado, Hijo, Hermano, etc.) todos son importantes, todos necesitan tiempo, todos tienen prioridades.


Si adquieres el hábito de planear, agendar y revisar verás que con el paso de las semanas serán más las cosas realizadas y menos las cosas que dejaste de hacer o atender.

Y ante todo valoremos y respetemos el tiempo de los demás, no es solo cuestión de cortesía, es una cuestión de Ejemplo e Inspiración. No tenemos el poder de detener o alargar el tiempo, pero si tenemos la decisión de como optimizarlo y ser efectivos, todo es cuestión de Actitud y buenos hábitos.


“Todo tiene su momento oportuno; hay un tiempo para todo lo que se hace bajo el cielo: un tiempo para nacer, y un tiempo para morir; un tiempo para plantar, y un tiempo para cosechar; (…) un tiempo para amar, (…) y un tiempo para la paz". Eclesiastés
3 vistas