PDI_logo.png
Buscar
  • Elkin Botero

Hagamos que suceda…

Un año más que pasamos en nuestro calendario, un año que según la óptica de cada uno tendrá un balance diferente, como todo lo que pasa en nuestra vida, unas veces se gana, otras veces se pierde y en algunos casos no sabemos realmente si fue lo uno o lo otro.


En muchas culturas tenemos rituales para terminar los ciclos, nos reunimos con los amigos, las compañías realizan celebraciones, las familias se reúnen, hacemos listas de propósitos, nos vestimos de tal o cual manera para atraer la prosperidad y un sinnúmero de creencias, supersticiones, agüeros y ritos que lo único que buscan es fortalecer nuestro deseo de ser mejores y que el nuevo año sea mucho mejor que el que termina.


Muchas personas buscan esa suerte o prosperidad fuera de ellos, olvidando que realmente el potencial está dentro de cada uno de nosotros, basta con creer en nosotros mismos, en mirar dentro de nuestro corazón, espíritu, alma, esencia… como queramos llamarlo y buscar allí esa energía vital que nos hace especiales, poderosos, diferentes y que es la palanca que necesitamos para alcanzar a ser lo que realmente queremos ser.


Te propongo que hagas dos listas (uno más de los rituales habituales), la primera de ellas con el balance del año que termina o del ciclo que estás cerrando, una lista con todas aquellas cosas que tienes para agradecer, las cosas que llegaron o hiciste llegar a tu vida y que te hicieron sentir bien, incluye también en esa lista los aprendizajes, aquellas cosas que posiblemente no fueron tan agradables para ti, pero que dejaron una enseñanza y fortalecieron tu experiencia de vida, recordar unas y otras abrirá tu mente y tu estado de animo (emoción) para poder pensar en el futuro.


La siguiente lista es de aquellas cosas que quieres cambiar y mejorar para poder alcanzar lo que deseas, siempre hacemos una lista con lo que queremos conseguir (material y externo) pero no tenemos en cuenta lo que debemos cambiar para hacerlo, son precisamente esas creencias interiores las que nos limitan o nos impulsan a lograr lo que deseamos, bueno o no tan bueno.

“En época de propósitos decide cambiar todo aquello que le pone freno a tus sueños, deja emerger desde tu esencia lo que realmente eres, libera tu potencial y encuentra aquello que te apasiona. Solo podrás ser aquello en lo que realmente creas. Confía en ti, esa es la clave!!!”

No dejes de revisar, si la tienes, tu lista de propósitos del año anterior verifica que lograste y que no y piensa que te hizo falta para poder completarla, no se trata de abandonar esos sueños, debes buscar como corregir para alcanzarlos.


Ahora, las listas son solo un instrumento para materializar lo que tenemos en la mente, para decretarlo y poner a trabajar toda nuestra energía en esa dirección, pero debemos hacernos cargo, dar los pasos necesarios, gestionar los recursos, en resumen… hacer que las cosas pasen, pues no podemos pretender lograr algo diferente si seguimos haciendo lo mismo y no cambiamos nuestro interior, bien definía Einstein así la locura.


Son tus creencias y percepciones las que definen tus pensamientos y te conviertes en aquello que piensas cada día, debes tener la humildad y fortaleza para reconocer que no eres perfecto, que puedes estar equivocado y que tu forma de hacer las cosas hoy, no necesariamente es la mejor o la correcta, la arrogancia viene desde el ego no desde tu esencia y es una pésima consejera pues te lleva a cometer faltas, omisiones y errores, que a veces pueden ser muy costosos para tu vida.


Cambia desde tu interior y las cosas materiales que deseas serán una consecuencia de ese cambio, haz lo que te apasiona, hazlo de corazón, con humildad, tolerancia y sobre todo con mucho amor y verás que como resultado obtendrás mucho más de lo que siempre has deseado, quítale el freno a tu poder, elimina esas creencias arrogantes y equivocadas que tienes, el mundo no te debe nada a ti, el universo te da solo aquello que tu mismo, en tu mente, consciente o inconscientemente, fábricas y deseas.


Aprende del pasado, construye tu futuro y disfruta plenamente el gran regalo que es tu presente.


Ahora sí, ¿que deseas como resultado de tu proceso de transformación interior? Haz tu lista!!

1 vista