PDI_logo.png
Buscar
  • Elkin Botero

Entendiendo la Cultura... Apalancando la Estrategia Organizacional

La Cultura Organizacional es el ADN de la compañía, es la forma como esta se comporta, se comunica, decide, piensa, actúa y se desarrolla, es un organismo vivo, que se alimenta y transforma en la medida de los cambios y transformaciones que van sucediendo en el interior de la organización y en las fuerzas externas que la afectan.


Muchas compañías no tienen idea de cómo funciona, o tienen una idea equivocada de cómo es su Cultura, pues basan su análisis en la percepción de solo una parte... la percepción de sus directivos y líderes, pero pocas veces nos preguntamos como "leen" la organización los empleados y operarios.


Si queremos definir, desarrollar y potencializar la cultura debemos empezar por ese punto, por entender como sienten y viven la cultura los diferentes públicos de la organización.


En mi experiencia los “Focus Group” muy usados en las áreas de mercadeo, han sido de bastante utilidad, con algunos ejercicios vivenciales de diagnóstico, unas preguntas bien formuladas y la aplicación de algunos sencillos Test, podemos fácilmente, definir la cultura actual, que se convierte en insumo fundamental para definir la cultura deseada y necesaria para apalancar el logro de los resultados.


Soy un seguidor de las teorías de Cultura de Edgar Schein y el proceso aplicado por nosotros tiene mucho de su influencia, al identificar los Artefactos, los Valores y los Supuestos Funcionales que residen en la organización, podemos fácilmente asesorar a la compañía en cuál es el tipo de cultura existente y que debe hacer para migrar a la cultura deseada y se logren los objetivos de la organización.


Los Artefactos son todos aquellos elementos que vemos cuando ingresamos o interactuamos con la compañía, desde la forma de vestir, el lenguaje que se utiliza, el trato de las personas, la arquitectura y diseño de las oficinas, su organización, productos, marcas, etc. Estos elementos son fácilmente identificables y son percibidos de manera diferente según el observador.


Existen dos tipos de valores en las organizaciones, los escritos, que están generalmente plasmados en la entrada de la organización acompañando la visión y la misión planteada por sus dueños o directivos y los compartidos de manera informal y que han pasado de generación en generación. Los valores son los ideales de conducta en los que cree la compañía y que, se supone, todos en la organización deben predicar y buscar siempre en nuestras acciones y comportamientos.


La parte más profunda y arraigada de la cultura y de hecho la más difícil de transformar son las creencias o supuestos compartidos, ese cumulo de historias, convicciones, principios no explícitos y leyendas que hacen parte del pensamiento de la organización y que es muy importante conocer y entender, pues muchos de ellos nos pueden servir de palanca para modificar algunos de los anteriores, según la cultura que busquemos desarrollar.


Lo más importante es que la organización tenga claro que es lo que quiere y cual es el tipo de cultura que desea para su desarrollo y que este alineada con su estrategia. No olvidemos que el apoyo de los líderes es fundamental para el éxito de un proceso cultural, pues el Liderazgo y La Cultura son dos caras de la misma moneda.


En Liderazgo y Cultura somos unos apasionados de este proceso y nuestra filosofía es volver a lo simple, acercándonos a los equipos y a las personas de manera asertiva, sencilla y jovial, para lograr entender la cultura y hacer un diagnóstico que se convierta en el insumo principal en la toma de decisiones culturales de la organización. 

19 vistas