PDI_logo.png
Buscar
  • Elkin Botero

El Buen Tiempo

Actualizado: ago 8


Todos nos quejamos de él, cada día decimos tener menos y cada vez lo usamos peor, nunca nos alcanza… El tiempo es el único recurso que no podemos acumular, guardar o ceder a otras personas, no es transferible y menos canjeable por otro y es totalmente relativo según el observador.


Para el que espera se hace eterno, para el que se despide se hace corto, a veces demasiado, para el que no tiene trabajo y espera ansioso esa llamada, los minutos, las horas y los días pasan con una velocidad pasmosa, pero si estamos de vacaciones disfrutando felices de la vida, pasa inexorablemente veloz. Debería ser como el reloj de arena del profesor Horace Slughorn en la fantástica historia de Harry Potter, que se movía de acuerdo con la calidad de la conversación, quien no recuerda una aburrida clase en el colegio o en la universidad, donde el tiempo parece que se detuviera, pero también una salida con los amigos donde en un dos por tres pasan las horas.

Pero esto no es un tratado sobre el tiempo y su relatividad, dejemos ese tema mejor a los físicos e investigadores, yo quiero hablar del uso que le damos nosotros a nuestro tiempo, de cómo lo aprovechamos o lo dejamos ir, malgastando muchas veces momentos preciosos que podemos estar seguros no volverán.


Sin lugar a dudas todos tenemos el mismo tiempo, aunque algún purista dirá y con razón, que no, pues no sabemos cuándo terminará nuestro paso por esta experiencia que llamamos vida, pero si nos centramos un poco, aunque sin certeza, todos tenemos las mismas horas del día a nuestra disposición y cada que amanece y abrimos nuestros ojos, tenemos por delante la misma cantidad de tiempo, la clave o la diferencia está en el uso que hagamos de él, en como llenamos esos espacios maravillosos.


Quiero hablarte de ese tiempo que disfrutamos, el que pareciera que no pasara cuando compartimos una buena conversación con alguien especial, cuando leemos un libro que nos transporta a otra situación, cuando hacemos algo que en palabras de Mihaly Csikszentmihalyi el autor de Fluir, es cuando vivimos una experiencia óptima, donde lo que hacemos nos genera un estado tan alto de bienestar que todo alrededor desaparece y fluimos hacia nuestra felicidad.


Estos días recibí un video maravilloso que me mandó una muy buena amiga, un comercial de una bebida desarrollado por Leo Burnett en España, donde entrevistaban a varias parejas de amigos, indagando con ellos cada cuanto se veían o tenían tiempo para compartir entre ellos y con base en sus respuestas y las expectativas de vida calculaban el tiempo en horas que les quedaba por compartir, los resultados son sorprendentes (ver video acá) y el mensaje es claro: Si supieras cuánto tiempo pasarás con la gente que te importa, ¿seguirías viviendo de la misma manera? Y la respuesta más contundente entre ellos es: Tenemos que vernos más


Ese vídeo y ese mensaje profundo me caló hasta los huesos y me puso a pensar en el tiempo, pero no en el tiempo como fenómeno físico o como aquel que se nos va entre los dedos cada día cuando victimas del estrés, de la procrastinación o del exceso de cosas por hacer no nos alcanza y nos enloquece, sino del Buen Tiempo de aquel que pasamos al compartir con los seres que amamos, compartiendo una copa y una buena conversación con los amigos, leyendo un libro que nos transporta a otro mundo o nos da herramientas para ser mejores seres humanos o por lo menos para intentar ser humanos, pues a veces se nos olvida, el tiempo que compartimos con los pequeños y nos permite volver a pensar como niños, sentir como niños y soñar inocentemente como niños, ese tiempo maravilloso (corto, pero espectacular) de contemplar un atardecer o de poder disfrutar como el sol se asoma cada mañana por las montañas, a eso es a lo que llamo buen tiempo.


El ritmo frenético de la vida actual, la cantidad de información que llega a nosotros y pasa sin poderla procesar, el bombardeo constante de los medios y de la publicidad, el afán permanente por ser mejor que los demás y por andar en una carrera que solo nos genera cansancio, estrés y muchas veces depresión sin ir más lejos, ha ocasionado que desperdiciemos nuestro tiempo en cosas que no lo merecen o que no lo valen, no quiero hacer con esto un manifiesto en contra de nuestra vida moderna, de las redes sociales o de la información inmediata que tenemos y que tanto bien nos hace para la toma de decisiones, me refiero a aquellas actividades que nos roban la vida, pues todo tiempo mal invertido jamás lo podremos recuperar y eso no es ninguna verdad revelada, es la ley natural.


La invitación es a que recuperemos y multipliquemos en nuestra vida esos momentos de buen tiempo, de tiempo de calidad y no de cantidad, de compartir el amor con tu pareja, de disfrutar la familia y los amigos, de los buenos momentos haciendo aquello que nos apasiona, de vivir la vida que merecemos, no podemos olvidar que vinimos a este mundo a ser felices y la felicidad está en cada uno de esos momentos buenos, momentos de Buen Tiempo.





#Tiempo #BuenTiempo #Liderazgo

66 vistas