PDI_logo.png
Buscar
  • Elkin Darío Botero R

Consciencia… (o el Efecto Gremlin)


En los años 1980, cuando muchos de los que lean este post no habían nacido aún, salió en el cine una película llamada "Gremlins", eran unas hermosas mascotas, que parecían de peluche y que tenían, para sus dueños, varias condiciones de manejo, entre ellas que no se podían mojar, pues al hacerlo se transformaban en unos pequeños monstruos que destrozaban todo a su paso.


Eso mismo, pienso yo, nos sucede a muchas personas, cuando estamos en el proceso de buscar empleo y en nuestro afán por agradar a los reclutadores mostramos siempre lo mejor de nosotros, muchas veces exagerando nuestras virtudes y capacidades y ocultando uno que otro defecto, sin importancia, todo esto lo hacemos, obviamente para ser, a ojos del reclutador, su mejor elección y muchas veces lo logramos.


En ese proceso y dejando que nuestro deseo de pertenecer a la organización domine y nuble nuestra razón decimos que si a todo, aceptamos todo sin reparo y dejamos de preguntar cosas que a la larga nos pueden incomodar o traer problemas en nuestro desempeño laboral.


Muchos estarán pensando a esta altura y este loco para donde va, si el tema del artículo es Consciencia?... pues tiene mucho que ver, resulta que a muchas personas les ocurre algo que he venido observando y analizando en los últimos años, especialmente en la nueva generación (Millenials), los nacidos después de 1981, muchos de los cuales están empezando su carrera laboral y unas veces por necesidad, otras por obligación y muy pocos por convicción se ven enfrentados a la dura tarea de conseguir un empleo, sin experiencia, con escasa formación y con una alta necesidad económica en muchos casos.


Estas personas cuando buscan su primer trabajo, se transforman, llegan a las entrevistas convertidos en seres maravillosos, llenos de virtudes, habilidades y con un alto sentido de la responsabilidad, ninguna reto, según su discurso, les queda grande y lo mejor están dispuestos a hacer el oficio que se les asigne... son así, creo yo, porque hablan desde la necesidad (económica generalmente) o desde la obligación, por la presión de sus familias a que empiecen a producir para apoyar la incipiente economía familiar.


Hasta ahí todo es color de rosa, las personas ingresan a trabajar y cuando aterrizan en la realidad, ven las dificultades del trabajo, la obligación de cumplir reglas, tener que ceñirse a unos horarios y entregar unos resultados, el panorama empieza a cambiar y para ajustar el cuadro, la necesidad económica o la presión familiar se empieza a mitigar con los primeros sueldos y las cosas empiezan a cambiar.


Es justo ahí, donde el "Efecto Gremlin" hace su aparición, ya no son los angelitos que seleccionamos y contratamos, ya no están dispuestos a hacer "lo que me pongan", sino "lo que me gusta", ya el ruido de las maquinas es un fastidio, el calor es molesto, los compañeros son una carga, el jefe es lo peor y así una serie de quejas y reclamos, en resumen, pasan a ser unos pequeños demonios, difíciles de complacer y casi imposibles de manejar.


Yo le atribuyo este cambio a la falta de consciencia, se nos olvida la razón inicial por la cual estamos en este o en aquel trabajo, rápidamente borramos de nuestra mente las razones que nos trajeron a aceptar lo que nos ofrecían y ya ese, perdónenme la expresión, "Hambre", ha desaparecido con un paliativo que son los primeros salarios.


La Consciencia por definición es la capacidad del ser humano de reconocer la realidad circundante y de relacionarse con ella, así como, el conocimiento reflexivo de las cosas, y es justo esa reflexión la que tanta falta nos hace, actúan o actuamos desde la pasión y euforia del momento, sin mirar las implicaciones para la vida, para el futuro o para los que nos rodean.


Rápidamente se nos olvida de dónde venimos o cuales fueron las razones que nos trajeron a estar aquí y ahora y por olvidarlo, por falta de consciencia, cometemos errores o tenemos comportamientos que no se compadecen con la realidad.


Tener Conciencia de nuestra razón de Ser en la vida nos acerca a nuestro Propósito y nos ayuda a encontrar el estado de Bienestar necesario para estar Feliz


¿Qué debemos hacer entonces? Si somos nosotros los que estamos sufriendo de el “Efecto Gremlin” debemos hacer un ejercicio de introspección y mantener fresca en nuestra mente la imagen de dónde venimos, pero no para vivir en el pasado sino para que nos sirva de palanca y motivación para seguir logrando nuestros sueños y metas y si es el caso de las personas de nuestro equipo debemos refrescar la mente ayudándoles a tener claro su propósito y que vean y entiendan que lo que hacen ahora puede y debe ser el vehículo para alcanzar ese propósito.


27 vistas