PDI_logo.png
Buscar
  • Elkin Botero

Pandemia de PREocupación... Esto también pasará!!!

Estamos viviendo una pandemia en vivo y en directo, con una excelente campaña en medios, con cientos de miles de community managers trabajando al tope y millones de personas en el mundo ávidos de información y de un mensaje que les de tranquilidad, pero en su gran mayoría todos los que llegan son apocalípticos al mejor estilo de las películas de Hollywood.


No quiero con esto restarle importancia al problema, la pandemia es real, está ahí, pero lo que no debemos hacer es participar de la histeria colectiva y quemarlo todo como hizo el coterraneo de Dámaso en el maravilloso cuento de Garcia Márquez, "Algo muy grave va a pasar en este pueblo", si es un problema y es grave, pero mi responsabilidad es tomarlas medidas necesarias para evitar hacerlo más grande, es hacer caso de las recomendaciones oficiales y no de lo que diga tal o cual charlatán en redes sociales o en el corrillo del barrio.


La pandemia más peligrosa es el miedo y el miedo se propaga por los rumores, la imaginación y la falta de seriedad y rigurosidad de las personas en lo que dicen sin pensar, en lo que repiten como loros sin validar y en lo que creen porque fulanito de tal lo dijo.

Vienen a mi mente las palabras de Covey cuando explicaba en su libro "Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva" acerca del circulo de preocupación y el circulo de influencia, hay muchas cosas que pasan en el mundo, en mi ciudad en mi trabajo que yo no puedo evitar y menos controlar, sobre esas cosas (como la pandemia) preocuparme es la peor de las opciones, no puedo hacer nada, no la puedo eliminar o controlar, sin embargo ocupa mis pensamientos todo el día y se acrecienta esa preocupación con la andanada de mensajes negativos y pesimistas que me llegan a cada instante. Pero existe el circulo de influencia, en el que están aquellas cosas sobre las que tengo control, como tomar las precauciones necesarias, cuidar y proteger a mi familia, ayudar en la prevención y no hacer más grande el problema con mi mala actitud y desobediencia.


Más allá de preocuparme, es ocuparme, tomar acción de aquello que puedo y debo controlar y teniendo en cuenta una premisa fundamental que aprendí en un cuento, que seguro muchos han oído o leído por ahí y que cobra vigencia en estos momentos aciagos de crisis económica y de salud "El Anillo del Rey" , que para hacerlo corto, trata de un rey que encargo una preciosa joya y quería que en ella hubiera escrita la más sabia reflexión que pudiera alguien escribir, los sabios y eruditos del reino le presentaron cientos de propuestas pero ninguna satisfacía al rey, hasta que uno de sus sirvientes le propuso al rey una que había escuchado de un sabio extranjero que había conocido tiempo atrás, con la condición de que solo la leyera cuando estuviera en un momento de mucha angustia y desesperación, el rey accedió y así lo hizo, estando acorralado por sus enemigos en un lugar sin salida, el rey removió la piedra del anillo y leyó el mensaje que decía "esto también pasará" efectivamente el rey pudo salvarse y todo volvió a la normalidad, los enemigos fueron derrotados y el reino volvió a brillar como en sus mejores épocas, el rey quiso celebrar su victoria y el resurgimiento de su reino, para lo cual mandó preparar una gran fiesta, todos estaban felices y el rey mucho más y al felicitar al sirviente por su sabio consejo en el anillo y al ver este la euforia del rey le dijo, su majestad es momento de que revise de nuevo el escrito y el rey le dijo, pero porque si no estoy en problemas, por el contrario estoy celebrando un gran momento y el sirviente le dijo, el mensaje no es solo para los malos momentos también es para los buenos y el rey volvió a leer "esto también pasará".


Así que no es momento de parar todo lo que hacemos, de eliminar nuestros planes, cambiar los proyectos y tirar todo al canasto de la basura, porque esta situación es momentánea y en unos pocas semanas pasará y todo volverá a la normalidad y vamos a necesitar de toda nuestra energía, entusiasmo y sabiduría para seguir sacando todo adelante. El reto entonces es ocuparnos más y preocuparnos menos.

28 vistas