PDI_logo.png
Buscar
  • Elkin Botero

Dime con quien andas... y te diré donde llegarás!!!

Todos hemos escuchado el viejo adagio popular "Dime con quien andas y te diré quien eres", su origen es incierto, o por lo menos yo no pude encontrarlo, aunque su primer uso escrito se remonta a las palabras de Cervantes en la obra magistral de la literatura española El Quijote de la Mancha. Pero en tiempos más cercanos y con una precisión más científica, por decirlo de alguna forma, el empresario, escritor y conferencista Jim Rohn, ya fallecido, acuñó la frase "You are the average of the five people you spend the most time with", es decir eres el promedio de las cinco personas con las que inviertes (gastas) la mayor parte de tu tiempo.


Esta frase adquiere todo el sentido del mundo cuando vemos a nuestro alrededor y en nuestra experiencia de vida muchos casos de personas que demuestran que así es. No nos referimos solamente en el contexto familiar, pues finalmente no podemos hacer elecciones en estos temas, sin embargo también en las familias vemos y tenemos cercanía más con unos que con otros.


Si en tu vida diaria, en tu trabajo, en tus ratos de ocio estás rodeado de personas haraganas, sin sueños y de actitud negativa, sin duda te irás contagiando de su actitud y con el tiempo terminarás siendo así, por el contrario, si las personas con las que te relacionas de manera constante son soñadoras, entusiastas, motivadas al logro, es decir de actitud positiva, terminarás contagiado de ese mismo virus, como lo llamábamos en nuestro post anterior, y actuarás de esa manera y conseguirás tus sueños.


No es un tema solo de actitud, es un tema también de afinidad, de gustos, de tener claros mis sueños y mis metas, si mi sueño es ser el mejor chef del mundo no puedo pretender alcanzar mi sueño si nunca me relaciono con personas afines al gremio culinario, si nunca piso una cocina, ni busco conocer a personas afines al medio, no puedo pretender ser el mejor actor y ganarme un Oscar, si nunca visito un teatro, si no asisto a talleres de actuación o por lo menos me presento a un casting, así sea para ser un extra en una producción.


Todo tiene que ver con la Atracción, esa ley maravillosa de la naturaleza con la que queramos o no estamos conectados y que cuando nos ponemos en la misma frecuencia logramos conseguir todo lo que queremos y esa frecuencia la encontramos cuando enfocamos nuestros pensamientos en alcanzar lo que queremos y cuando todo a nuestro alrededor nos ayuda a pensar, vivir y sentir en función de ese sueño o esa meta.


Si quiero ser un director de cine galardonado y mi vida es el cine y solo pienso en cine, todas mis actividades deben enfocarse en eso y para estar en la misma frecuencia de mis sueños, nada más importante, que empezar a rodear mi vida de las personas indicadas para alcanzar ese propósito, debo inscribirme en cuanto taller pueda de fotografía, escritura, dirección, escenografía, sonido, en fin en todas las actividades que me permitan conocer personas afines a mis sueños y con las cuales pueda de una u otra forma empezar a construir y porque no a desarrollar juntos las actividades que me lleven al estrellato.


Ahora, en la vida empresarial, en la cultura de las organizaciones y en el arte de ser líder, rodearme de las mejores personas y de las más afines con mis sueños y con lo que quiero lograr es fundamental. No puedo pretender escalar posiciones en la organización y que me permitan asumir responsabilidades cada vez mayores si mi entorno es de personas sin ambición, sin liderazgo y de mala actitud.


Como dicen en mi tierra, "El que entre la miel anda...algo se le pega" y este refrán popular aplica para bien o para mal, la invitación entonces es a revisar con quien estamos gastando la mayor parte de nuestro tiempo y analizar si esas personas nos pueden apalancar para el logro de nuestras metas o por el contrario son un peso en la cola que no nos deja despegar.

Así pues que vamos por nuestros sueños y a rodearnos de las personas que nos impulsen, motiven y animen a conseguirlos, no se trata de abandonar a todos tus amigos, ni a dejar de lado a tu familia, se trata de saber escoger con quien invierto la mayor parte de mi tiempo para acercarme cada día más a mis sueños.

2 vistas