PDI_logo.png
Buscar
  • Elkin Darío Botero R.

¡De 130 a menos de 100 en 5 meses!! ésta es la historia…


El problema con el sobrepeso no es la comida, ni la falta de ejercicio, es la falta de voluntad, el engañarte a ti mismo cada día, pensando que estás bien, que un “pecadito al año no hace daño”, pero desafortunadamente los pecaditos no son cada año, son cada día, dos veces al día o tres o más… esa, en mi experiencia, es el real problema del sobrepeso.

Las dietas, tienen de por si en nuestra mente, una connotación negativa, las asociamos con hambre y en nuestros genes desde tiempos ancestrales el hambre ha sido la lucha diaria del hombre, desde que nuestros antepasados los primeros “Homo Sapiens” se irguieron, lo hicieron principalmente para buscar comida de los árboles y defenderse de las fieras, mejorando así su capacidad de recolección y caza, buscando así satisfacer su necesidad básica de alimentarse y ante la incertidumbre de cuando sería la próxima comida, comer insaciablemente era una necesidad y una obligación, desde ahí vienen los problemas…

Pero no solo es eso, es como “culpar al sofá de la infidelidad”, el problema real es nuestro dialogo interior, lo que nos decimos cada día a nosotros mismos y que nos creemos de cabo a rabo, los pequeños “engaños” cuando nadie nos ve, el mañana empiezo o mañana me cuido, todas esas frases memorables que solo nuestra inconciencia cree y que nos hacen un daño inmenso, llevándonos a comportamientos equivocados que se convierten en dañinos hábitos de vida.

Esa es la base de mi historia, por mi estatura (187 Cms.), siempre me decían y yo me lo creía como tonto, que no se me notaba si estaba gordo, eso de que la estatura ayuda es una mentira que refuerza nuestro desorden y pereza, de joven, hace muchos años ya, era delgado y atlético, no de campeonato, pero atlético, sin embargo los cambios de vida, las rutinas de trabajo, el estudio, la familia, en fin un sinnúmero de razones, que nos damos a nosotros mismos como excusas validas, me fueron llevando a aumentar paulatinamente de peso, primero pase de 90 kilos, luego la barrera de los 100, luego de unos año baje un poco, pero luego llegué a mi cifra histórica de 130 Kilos, es decir me estaban sobrando algo así como 35 kilos, que me estaban a su vez quitando años de vida.


El sobrepeso te va cogiendo confianza, subes de talla y te niegas a aceptarlo, pues la ropa cede, quedas apretadito, pero te niegas a cambiar hasta que lo botones o el cinturón te avisan ruidosamente que no esperan más y vuelan por los aires, ahí haces un poco de conciencia, pero se te va pasando, de pronto cuando te das cuenta estás dos o tres tallas por encima. No sé si te ha pasado, pero siempre esperas un inicio de mes, de año o hasta de década para empezar o como en mi caso, me ponía metas lejanas para llegar a cierto peso… Cuando llegue a los 30, luego para los 40 y así sucesivamente, pero a veces debemos esperar que algo grave suceda para reaccionar, afortunadamente para mí, no fue mi caso, pero seguro que estuve cerca.

Los niveles altos de triglicéridos, al colesterol, la presión arterial y cosas más graves como la diabetes, son causadas por nosotros mismos, producto de los malos hábitos, claramente no te estoy diciendo nada nuevo, pero cuando está en sobrepeso piensa, y siguen el engañoso dialogo interior, que eso le puede pasar a los otros, pero no a mí.

La ansiedad es otra de las grandes culpables de nuestro sobrepeso, decimos siempre, como si la ansiedad fuera la que mandara en nuestra vida y en nuestras acciones, es una buena excusa más, que nos creemos y en la que nos escudamos para seguir comiendo, para mantener el desorden y para calmar muchas de nuestras angustias. Pero dejemos hasta ahí los diagnósticos, que estoy seguro son lugares comunes para muchos, hablemos de soluciones, de lo que me funcionó a mí para bajar en 5 meses ese desorden acumulado por años y que hoy me hace sentir una persona nueva y llena de vida.

El primer paso, el fundamental y el más difícil en mi concepto, es la toma de conciencia, el aceptar desde adentro que tenemos un problema con nuestros hábitos y que nos hemos mentido a nosotros mismos por años, culpando a factores externos, de algo que es totalmente nuestro. Aquí quiero aclarar que hablo por las personas que no tenemos problemas endocrinos o de otro tipo, que en estado grave pueden causar sobrepeso, pero que, valga decirlo, se convierten también en excusa para aquellos que los sufren levemente, y lo digo desde la ignorancia, pues no soy médico, ni pretendo serlo.

Dar este paso nos puede tomar mucho tiempo, pues nuestro ego, que muchas veces es el que gobierna y toma las decisiones es difícil de convencer y de concientizar que tenemos un problema y que ese problema nos está cogiendo ventaja, pero cuando lo logramos doblegar se nos despeja el camino para alcanzar lo que queremos.

El siguiente paso es buscar ayuda especializada, no crean en cuanta dieta existe por ahí en Internet o recomiendan en los mentideros familiares, que la lechuga, que la piña en ayunas, que la “dieta de no sé que y de si se más”, no creamos en cuentos, las dietas solo sirven, si y solo si se acompañan de un cambio profundo, sincero y total de hábitos, si no es así cualquier cosa que hagamos es un auto engaño que dura poco tiempo y luego el desengaño nos genera más estrés y viene la ansiedad y las ganas de comer y caemos de nuevo en el círculo vicioso.

Un endocrinólogo, un Nutricionista o un Nutriólogo son una buena opción, la mejor diría yo, pero no basta para lograr los resultados, la clave es Disciplina, Constancia y Responsabilidad y eso solo se logra cuando la Fuerza de tu Voluntad es más grande que la fuerza que ejerce tu tensión emocional (Ansiedad, Miedo, Angustia, etc.) que te llevan a buscar un calmante, una droga que te ayude a doparlas y esa droga en muchos casos es la comida.

Con la decisión firme de cambiar y con la fuerza de voluntad de tu lado para ganar la batalla, debes actuar, hacerte cargo de cumplir las recomendaciones de tu asesor (Endocrino, Nutricionista, Nutriólogo) sin dar espacio a las flaquezas, tienes que ser firme y cambiar tu discurso interno de las excusas por el discurso de tu infinita capacidad de cambiar y volver a ser como quieres ser.

Desde mi experiencia y como me funcionó a mí, hice varias cosas que me permito aconsejar: Ten Clara tu Meta, es decir define a donde y cuando quieres llegar, que el reto sea ambicioso y alcanzable. No te Obsesiones con la Bascula, pésate para empezar y poder tener una referencia cuando estés cerca de tu destino, pero no te peses cada día o cada semana, el cuerpo sube y baja, depende del momento del día puede variar el peso, en fin, deja pasar el tiempo, la ropa y la gente se encargarán de motivarte, olvídate del peso. Elimina las tentaciones, para empezar y darle tiempo a que tu voluntad se fortalezca aléjate de aquellas cosas que no te convienen y que debes eliminar de tus hábitos, esto incluye malas compañías, máquinas de comida, etc. No lo veas como una Dieta, como decía al inicio, la dieta significa sacrificio temporal, lo que tienes que hacer es un compromiso de cambio profundo y sincero contigo y lo más importante permanente, no estás a dieta, estás cambiando tus hábitos, estás construyendo o recuperando lo que quieres ser. Apóyate en tu Familia, son fundamentales en tu proceso, si en tu casa no cambian los hábitos buscando hacerlos más sanos para ellos y para ti, es muy complicado llegar a tu meta, en mi caso mi esposa y mi hija principalmente apoyaron el proceso y de paso el resto de la familia reconociendo tus logros.

Si has leído hasta acá, te debes estar cuestionando muchas cosas dentro de ti o puedes seguir en el estado de negación natural, de que esto no es conmigo, es normal que suceda y que pienses así, pues lo que generamos nosotros hacia la comida es un Apego, una Ancla para evadir la realidad y hasta que no quites la venda de tus ojos y aceptes tu realidad de la forma como te relaciones con la comida no puedes empezar a cambiar.

Nadie puede decidir esto por ti, es tu responsabilidad, entendida como tu Habilidad para Responder, para responder por tu vida, por tu cuerpo y por tu Bienestar, no lo dudes más y da ese primer paso.

Ahora, debes seguir preguntándote que hice diferente para conseguir mi meta, todo se basa en tomar decisiones y mantenerlas, decisiones como:


  • Eliminé las Gaseosas de mi vida y era adicto a la Coca-Cola por ejemplo, en mi caso me propuse dejarlas totalmente un mes antes de iniciar mi nueva vida, lo tome como un Reto de 30 días, y hoy llevo casi un año. Lograr ese reto me demostró que si podía hacer cambios radicales en mi vida.

  • Aunque nunca he sido dependiente del azúcar, también lo eliminé de mis hábitos de comida, el café sin azúcar, nada de postres, tartas, helados o afines y al principio (dos o tres primeros meses) debes aprender a decir que “No” a todas las tentaciones, Cumpleaños, celebraciones, fiestas, etc. No se trata de volverte un ermitaño o alejarte de tu vida social, se trata de evitar caer en la tentación de estar comiendo, puedes seguir disfrutando, hablando con tus amigos y divirtiéndote sin necesidad de comer todo lo que te ofrecen.

  • Las harinas se redujeron considerablemente en mi vida, al punto de comer solo una al día de Pan Integral al desayuno, nada más

  • Agua es fundamental, la hidratación del cuerpo es vital y mientras más agua tomes más le ayudas a tu cuerpo a eliminar grasas y toxinas.

  • Proteínas, en mi caso, que soy fanático de la carne en todas sus expresiones, fue mucho más fácil cambiar mis hábitos de almuerzo y cena pues es la Proteína (Carne de res, cerdo o Pollo) el centro fundamental de estos momentos acompañados de mucha ensalada. También puede ser pescado, pero no es lo que más disfruto.

  • Frutas, los dos primeros meses, o hasta que veas avances significativos en tu proceso debes eliminarlas por completo, luego puedes consumir una al día la que más te guste.

  • 5 comidas diarias, el organismo necesita comer “Poquito pero seguidito” es decir no pases largos lapsos de tiempo sin comer y establece una rutina que debes seguir todos los días, la mía es así:

Desayuno: 7:00 AM Sanduche de Pan Integral con una porción de Jamón y un Café o Té sin azúcar Media Mañana: 9:30 AM Una Porción de Jamón Almuerzo: 12:00 M Carne con Mucha Ensalada y un vaso con Agua Media Tarde: 3:30 PM Una Porción de Jamón Cena: 7:00 PM Carne con Mucha Ensalada y un vaso con Agua


  • Esta rutina es para una persona que trabaja, pero si estas en casa puedes cambiar algunas veces el Jamón por Huevos Cocidos o Huevos revueltos con Jamón, puedes agregarle leche a tu café (Descremada mucho mejor) y agregarle una tajada de queso bajo en grasa eventualmente a tu desayuno, pero no todos los días.Esta

  • Los fines de semana son el reto más grande, pues si estamos en casa sin mucho que hacer, nuestra mente inmediatamente nos demandará comida, como distracción, es ahí donde más fuertes debemos ser, en caso de ansiedad tomar agua, salir a dar un paseo o un poco de gelatina sin azúcar ayudan bastante pero no rompas tu rutina hasta que la hayas interiorizado.

  • Ejercicio, debo reconocer que no he sido el más juicioso y aplicado con este tema, pero he caminado más, subido más escalas y modificado mis hábitos sedentarios, pero mientras más ejercites tu cuerpo (30 Minutos tres o cuatro veces por semana) el resultado será mejor.

  • Domina tu mente, no pierdas de vista tu objetivo, visualízate cómo quieres estar y aleja de tu mente los pensamientos de hambre, dieta o antojos, meditar, caminar, respirar, leer, hablar con alguien… busca apoyo en tus seres queridos, seguro lo lograrás.

  • Premia tu esfuerzo, cuando empieces a ver resultados date un pequeño gusto, pero sin que se vuelva costumbre y tratando de cuidar tus nuevos hábitos, por ejemplo, soy fanático de las hamburguesas, pero pensándolo bien es la carne lo que más me gusta, entonces, pido una hamburguesa y no me como el pan y menos las papás fritas, pero el sabor de la carne con el queso satisface mi deseo.

Ahora no creas todo lo que te digo, debes probarlo por ti mismo, solo tu Voluntad y deseo de cambiar pueden lograr el cambio que esperas, es una nueva forma de vivir, son nuevos hábitos por tu Bienestar.

Espero te sirva y me cuentes como te va…


Elkin Darío Botero R edboteror@yahoo.com

#Sobrepeso #Dieta #Bajar #Voluntad #Salud #Ejercicio

54 vistas